fbpx

En qué consiste la angioplastía coronaria

La principal causa de muerte en la población adulta es la enfermedad de las arterias del corazón llamadas coronarias. Estas pueden manifestarse con un dolor en el pecho al hacer esfuerzo, o bien, con un ataque al corazón o infarto agudo de miocardio.

Para entender el problema, podemos imaginarnos a las coronarias como una red de cañerías y frente a diferentes factores de riesgo se generan obstrucciones o bien la oclusión completa de la misma. Las paredes de las arterias deben ser finas y lisas, sin embargo a medida que se enferman se producen depósitos de grasas y otras sustancias, formando las llamadas “placas” ateroscleróticas.

¿Quiénes están en riesgo?

Los principales factores que pueden generar estas obstrucciones son el tabaquismo, la presión arterial y el colesterol elevados, el sobrepeso o la obesidad, la diabetes y el sedentarismo.

El tratamiento de base es el cambio de estilo de vida con actividad física adecuada y cese del tabaquismo, siendo de elección una dieta mediterránea con frutas y verduras, legumbres, aceite de oliva junto a carnes de pescado y pollo.

En cuanto a la medicación, la misma tiene como objetivo el control de la presión, el descenso del colesterol y el manejo de la diabetes. Si bien se ha cuestionado el uso de aspirina en los últimos años, en este grupo de pacientes donde las arterias del corazón están enfermas, hay consenso y aceptación en la comunidad médica que su utilización tiene beneficio.

Ahora bien, la pregunta que varios de mis pacientes me hacen en consultorio es como “destapar” estas arterias. ¿Me tengo que operar si o si?La respuesta es : no.

Desde hace varios años existe un método muy efectivo que se llama angioplastia coronaria. La misma es una intervención no quirúrgica donde se accede a las arterias con un catéter a través de la arteria radial ( a nivel de la muñeca) o bien de la arteria femoral (a nivel de la ingle). Se realiza en una sala de hemodinamia especialmente diseñada para estos estudios y en la mayoría de los casos el paciente se encuentra despierto durante el mismo, con una duración de aproximadamente 60 minutos, pudiendo ser más prolongado en casos complicados o bien con múltiples obstrucciones.

El catéter se dirige hacia donde nacen las arterias coronarias y se inyecta una sustancia con contraste, permitiendo visualizar las arterias de 1-2 mm y así detectar la presencia o no de obstrucciones u oclusión de las mismas.

En caso de evidenciarse una obstrucción existe la posibilidad de destapar la arteria en el momento con la colocación de un stent. Este es un dispositivo con forma de resorte que se coloca en el sitio dañado de la arteria, empujando a la placa contra la pared de la arteria y así logrando mejorar la circulación de la sangre.

Una vez finalizado el procedimiento se retiran los catéteres utilizados, quedando solo una marca del pinchazo realizado en el sitio de ingreso. La ventaja de realizar el procedimiento por la muñeca es la menor tasa de sangrados y la posibilidad de movilización temprana después de finalizado el mismo.

 

A continuación cuestiones a tener en cuenta:

-en la mayoría de los casos programados, el paciente se interna, se realiza la angioplastia y se va de alta a las 24 hs.

-si solo se realiza un estudio diagnóstico, sin colocación de stent, el paciente se va de alta el mismo día a las pocas horas de realizado el procedimiento

-al día siguiente, o bien estando en el hogar, puede aparecer un hematoma pequeño en la muñeca o en la ingle. En caso de ser de gran tamaño o bien que genere dolor o hinchazón, debería consultar a la brevedad.

-si el sitio de punción fue a nivel de la muñeca, el paciente puede caminar inmediatamente, procurando evitar levantar objetos pesados por lo menos por 2 días.

-en caso de ser en la ingle, se permite caminar a las 6-8 hs si no presenta complicaciones, evitando esfuerzos importantes con las piernas por 2 a 3 días.

-para proteger la permeabilidad del stent, se suele medicar con aspirina junto a otra medicación (clopidogrel, prasugrel o ticagrelor) por varios meses, siendo el médico de cabecera quien indique la duración total de este tratamiento combinado.

Es importante aclarar que la decisión de “destapar” una arteria o no, o bien de realizar una angioplastia o una cirugía de bypass debe realizarse y discutirse en cada caso con el médico de cabecera junto al paciente y la familia. No se puede generalizar un único tratamiento para todos los pacientes, dada la complejidad de cada caso.